Se busca enemigo público. Arte, crítica y academia.

El chiste de Mafalda va más o menos así: ella mira una pared vandalizada con las palabras “¡Basta de censu”, a lo que reflexiona “o se le acabó la pintu, o no pu termi por razo que son del domin publi”. Un profesor nos dijo una vez, hace muchos años ya, que cuando nuestra voz es consistentemente ignorada, será solo a través de la disrupción que podremos llegar a los oídos de la población. Son palabras muy peligrosas. Pues bien, un joven artista consiguió su megáfono al ser arrestado por vandalizar una de las obras de Jiménez Deredia esta semana, escribiéndole con pilot: “todas iguales”.

Sigue leyendo
Ver artículo completo

La Vergüenza

Una compañera de trabajo me comentaba hoy sobre una decisión laboral muy importante que tiene que tomar. Al referirse a cuestiones éticas que está considerando, usó la expresión “y es que yo me pregunto, como cristiana…” Cuando terminó de hablar, le contesté, “bueno, como sabés, yo de eso de ser cristiana no te puedo hablar mucho, pero…” Ella se rio, me interrumpió y me dijo, “sí, ¡de eso no me podés hablar nada!” Me reí y continuamos nuestra conversación sobre su problema. Yo, sin embargo, me quedé pensando en su reacción y en lo llamativo que ha sido mi proceso de cuestionar la fe, al menos para las personas cercanas. Admito que apasionada he sido siempre, así que es posible que me vean como una persona que disfruta de oscilar entre los extremos. Siento que mi perspectiva ha cambiado, quizás se ha ampliado, en estos años, pero mis principios han sido siempre los mismos. No diré que soy buena para juzgarme a mí misma, pero hay cosas que quizás muchos no tienen en cuenta por la simple razón de que no las saben. Hoy me siento en la necesidad de expresar algunas de esas cosas. Hoy, que los abusos sexuales del Padre Víquez avasallan los titulares.

Sigue leyendo
Ver artículo completo

47 y nos vemos.

¡Hola, gente! ¡Tanto tiempo! Bueno, comencemos por el principio.

Hace poco más de un año una persona me recomendó iniciar un podcast y me enseñó los tejes y manejes de este “oficio”. Yo no sabía nada de lo que eran los podcasts: aprendí rápidamente e inclusive me volví asidua seguidora de algunos. Inicié mi propio podcast del modo más amateur: con mi teléfono, encerrada en el cuartito más silencioso de la casa y solo después de que mis hijos se durmieran.

Sigue leyendo
Ver artículo completo

Sobre fe y resistencia

En este episodio del Podcast, tuve la oportunidad de conversar con dos amigos muy apreciados: Gustavo Argüello, especialista en comunicación audiovisual, activista y líder de jóvenes cristianos y Priscilla Barredo, comunicadora, teóloga, cristiana y feminista activista. En este momento histórico Sigue leyendo

Ver artículo completo

T03E16 “A través del Diálogo se hace Justicia”

Relatorio de la apertura de la campaña de Justicia Restaurativa del Poder Judicial de Costa Rica.

En esta descripción de la actividad realizada por la Oficina de Justicia Restaurativa del Poder Judicial de Costa Rica, hago un breve relatorio de Sigue leyendo

Ver artículo completo

T03E15 Atreverse. Cambiar.

Un episodio editorial sobre tomar riesgos e intentar hacer cosas diferentes. Basado en la reflexión de Theodore Roosevelt “El hombre en la arena”, arriesgarnos a fallar, arriesgarnos a aprender:

Sigue leyendo
Ver artículo completo

“Que no, que no es pasividad.” Parte 2.

Según Kaethe Weingarten (2003), al acercarnos a alguien y atestiguar su historia, debemos hacernos presentes. Física, mental y emocionalmente presentes. Estar en el ahí y el ahora, aún si es una conexión breve. Vivimos en el mundo de las distracciones insaciables y amabilidades falsas.

 

La semana pasada el tema fue la compasión a uno mismo -que no, que no es autocompasión-. Es la base para atestiguar compasivamente, el “compassionate witnessing”, a partir del cual nos volvemos conscientes y empoderados sobre nuestra realidad para transformar la violencia sin exacerbarla. Atestiguar compasivamente. ¿Cómo se aplica a la escucha? ¿A la escucha de la otra persona que nos cuenta su situación? No sé a ustedes, pero cuando oí algo así me sonó como a pasividad. Me sonó a observar sin meterse. Y eso, al menos a mí, no me sonó nada bien.

Quizás me gana la impulsividad. O quizás sigo tratando de sacudirme esta noción de que las personas que trabajamos con personas debemos ser los protagonistas de las soluciones. O al menos el cerebro de la operación en lo que a soluciones se refiere.

Sigue leyendo
Ver artículo completo